Atrás

Sobre la restauración de los aviones de la época de la Guerra Civil en España

Versión en ruso

 

Durante muchos años la Embajada de Rusia en España mantiene estrechos contactos con la Asociación de Aviadores de la República (ADAR), participando en varios eventos conmemorativos conjuntos en honor de los aviadores soviéticos caídos en España durante la Guerra Civil (1936-1939) por la legitimidad de la República.

Además del minucioso trabajo de investigación en archivos e identificación de sitios de enterramiento de nuestros compatriotas, así como la creación de monumentos en su honor, los entusiastas de ADAR reconstruyen aviones de la época de la Guerra Civil, algunos de los cuales se exhiben en el Museo de aviación de La Sénia (provincia de Tarragona, la Comunidad Autónoma de Cataluña). Así, recientemente fue reconstruido el caza Polikárpov I-16, también se está trabajando para recrear el bombardero Tupolev SB-2, para cual sólo faltaba el último detalle: las ruedas originales, que no se podía encontrar en España.

Gracias a los esfuerzos conjuntos de la Embajada, así como del Presidente del Consejo de los Veteranos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia Valeriy Morozov, Director del Fondo de los Veteranos del servicio diplomático Vladimir Chkhikvadze, el científico médico, piloto cosmonauta de la URSS, Héroe de la Unión Soviética Oleg Atkov, Director del Archivo Militar Estatal de Rusia Vladimir Tarasov, quienes visitaron el museo de La Senia en marzo pasado, las partes faltantes del avión fueron encontradas y trasladadas desde Moscú a Madrid.

El 26 de junio de 2019 el Embajador de Rusia en España Yuri Korchagin, diplomáticos de la Embajada, miembros de la Agregaduría Militar y del Centro Ruso de Ciencia y Cultura en Madrid se reunieron con los representantes de ADAR encabezados por el recién elegido Alcalde de La Sénia José Ramón Bellaubi (hasta hace poco, Director del Museo de aviación de esta ciudad). El Embajador agradeció calurosamente a la administración del museo por el gran trabajo científico y académico con el fin de conservar la memoria histórica, lo que es sumamente importante para evitar la repetición de los errores del pasado.

Durante la conversación informal los españoles (entre ellos esposas, familiares e hijos de los aviadores republicanos), compartieron generosamente sus recuerdos de los acontecimientos de aquellos años.

La Embajada entregó al Museo de aviación de La Sénia las ruedas, necesarias para restaurar el auténtico avión SB-2, que aquí se llama cariñosamente "Katiuska".